Midsommar
Entertainment

Ari Aster, el Yin Yang del terror moderno.

Dos películas de nuevo terror que no puedes dejar de ver.

Si lo tuyo es el cine de terror y estás buscando películas que te dejen un buen o, mejor dicho, un mal sabor de boca (y con ello nos referimos a dejar en ti un efecto perturbador), tienes que sentarte obligadamente a mirar la propuesta cinematográfica de Ari Aster.

Ari Aster es un neoyorkino de tan sólo 34 años, director y guionista de cine, que podemos ya considerar como uno de los mejores directores del género de terror en la actualidad.

Fue un enamorado de las películas de miedo desde niño, se educó en The American Film Institute (AFI). En numerosas entrevistas ha mencionado que algunas de sus influencias más fuertes, las ha encontrado en filmes como El bebé de Rosemary, del gran Polanski y La edad de la inocencia, del enorme Scorsese.

Ari tiene en su haber dos largometrajes que escribió y dirigió: Hereditary y Midsommar.

Hereditary

OK Well This Can’t End Well: Charlie (Milly Shapiro) gets her creep on in Hereditary

Hereditary fue estrenada en el 2018 y a grandes rasgos, narra la historia de una familia centrándose en la madre, cuya hija muere en muy trágicas circunstancias.

El dolor de perder la sangre de tu sangre, más el descubrimiento de un secreto familiar, son los hilos de los que Aster tira, para atraernos y dejarnos inmersos en la trama.

Hereditary es una película inquietante en muchos niveles: maneja un terror psicológico y uno tradicional, que te dejará tembloroso y emocionalmente afectado. Además, cuenta con las actuaciones de Toni Colette (en el papel de la madre) y Milly Shapiro (en el papel de la hija).

Milly, además de ser una muy buena y joven actriz (ya fue ganadora de un Tony Honorífico a la excelencia en teatro) que padece un trastorno óseo llamado displasia cleidocraneal (de ahí su rostro tan peculiar), es hoy por hoy una de las e-girl más icónicas (que grosso modo es una chica emo representante de la contracultura y por tanto, férrea opositora de los estándares de belleza que son aceptados por la mayoría). Hay imágenes que impresionan tanto, que se quedan en la memoria para siempre. Y el rostro de Milly en su papel en Hereditary, es una de ellas.

Midsommar

De Midsommar diremos, que es el segundo largometraje de Aster, que fue estrenado en 2019 y que es una apuesta ambiciosa. ¿Por qué apuesta? Apuesta por un terror luminoso. Lo que esto quiere decir, te quedará muy claro una vez que seas testigo de lo que viven uno jóvenes que van de visita a un lugar poco conocido de Suecia, para ser parte de un festival de verano.

Al principio quizá puedas sentir que la película es lenta, que tarda en arrancar, que son los típicos conflictos de una relación desgastada entre dos jóvenes que cualquier viajecito puede solucionar… Pero si tienes un poquito de paciencia, vas a descubrir pastos verdes, días soleados, rubias jóvenes danzando y un enorme terror, un enorme y colorido terror.

Midsommar no es una película en la que trabajen actores muy reconocidos. Pero tampoco hace falta. Por algo, el mismo Scorsese declaró:

“No quiero desvelar nada sobre Midsommar, porque necesitas descubrirla por ti mismo. Puedo decirte que el control formal es tan impresionante como el de Hereditary, tal vez más, y que profundiza en emociones que son tan reales y profundamente incómodas como las que comparten los personajes de su película anterior. También puedo decirte que hay visiones particularmente en el tramo final, que es probable que no olvides. Ciertamente yo no lo he hecho”.

Puede ser que una vez que veas estas películas, pienses que esta nota está totalmente equivocada. Cierto: el cine de Ari Aster probablemente no sea para todos. Necesitas un ojo más o menos entrenado para poder apreciar el lenguaje visual que plantea (sobre todo Midsommar).

Pero como el que no arriesga no gana, te invitamos a tomarte de la mano de Aster y a dejarte envolver en la vorágine que es su terror artístico.

Leave a Reply